Entradas

Mientras tú creías que yo no estaba mirando, yo vi que:

  • Pegaste con un imán mi dibujo al refrigerador, por eso de inmediato quise hacer otro.
  • Le diste de comer a un gatito sin hogar, entonces entendí que a los animales hay que tratarlos con amor y respeto.
  • Preparaste mi pastel favorito especialmente para mi, así me di cuenta que los pequeños detalles ocultan mucho sentido.
  • Fuiste a visitar a tu amigo enfermo, y entonces entendí que las personas deben cuidarse mutuamente.
  • No niegas la ayuda a los necesitados, y comprendí que si tienes tiempo y dinero, hay que ayudar a aquellos que no lo tienen.
  • Tratas con mucho cuidado nuestra casa y a todos los que vivimos aquí, y entendí que cada persona debe cuidar lo que tiene y lo que quiere.
  • Incluso cuando te sientes mal, continúas cumpliendo con tus obligaciones, y me di cuenta de lo que significa la responsabilidad.
  • A veces no pudiste contener las lágrimas, y entendí que en la vida hay tristeza y dolor, y llorar es normal.
  • Nunca dejas de cuidar de mí , y yo quise cumplir todas tus expectativas y hacer todo lo posible para que te sientas orgulloso de mí.

Mientras tú creías que yo no estaba mirando, aprendía de ti la vida. Tomé tu ejemplo y traté de ser como tú.

En lo más profundo de mi alma estaba un pequeño adulto que se decía a sí mismo:

“Queridos padres, gracias por todo lo que he visto mientras creían que yo no estaba mirando”.

PAPI Y MAMI:

1.- “Mis manos son pequeñas y por eso se me cae la leche aunque no quiera…”
2.- “Mis piernas son cortas, por favor, espérame y camina más despacio, así puedo andar contigo…”
3.- “No me pegues en las manos cuando toco algo y de color brillante… Es que quiero aprender…”
4.- “Por favor, mírame cuando yo te hablo. Así sé que me estas escuchando…”
5.- “Mis sentimientos todavía son tiernos, no me regañes todo el día… Deja que me equivoque sin hacerme sentir tonto…”
6.- “No esperes que la cama que haga o el dibujo que pinto sean perfectos. Ámame por el hecho de haber tratado de hacerlo lo mejor posible…”
7.- “Recuerda que soy un niño, no un adulto pequeño… A veces no entiendo lo que me dices…”
8.- “Te quiero tanto… Por favor, Ámame por lo que soy, no por las cosas que hago…”
9.- “No me rechaces cuando estas molesto conmigo y vengo a darte un beso… Me siento solo, abandonado y con miedo…”
10.- “Cuando me gritas me asusto… Por favor explícame lo que he hecho…”
11.- “No te enfades cuando en las noches las sombran y la oscuridad me dan miedo cuando me despierto y te llamo… Tu abrazo es lo único que me devuelve la paz…”
12.- “Cuando vamos a la tienda no sueltes mi mano creo que voy a perderme y que no me encontrarás jamás…”
13.- “Me siento muy triste cuando ustedes discuten… A veces pienso que es por culpa mía y se me encoge el estómago y no sé qué hacer…”
14.- “Muchas veces veo que abrazas y acaricias a mi hermano… ¿Es que lo quieres más que a mí? Quizá ¿Porque es más lindo e inteligente?, pero yo… ¿No soy tu hijo también?…”
15.- “Me regañaste duro cuando rompí mi juguete favorito y mucho más cuando me eche a llorar. Yo estaba triste y peor que tu… No lo hice a propósito y me quede sin él…”
16.- “Te molestaste porque me ensucie jugando. Pero es que la sensación del barro en mis pies era tan rica y la tarde tan linda… Ojalá supiera lavar para lavar mi ropita…”
17.- “Hoy te sentiste mal y yo me preocupé mucho. Traté de entretenerte con mis juegos, mis cuentos, ¿qué haría yo si a ti te pasara algo?…”
18.- “Me meten miedo con el infierno y no sé lo que es… Pero pienso que debe ser algo así tan terrible como estar sin ti…”
19.- “Aunque me dejaron con los tíos y la pase bien, los extrañe mucho toda la semana. ¡Ojalá no hubiera vacaciones para los papas!”
20.- “Tengo mucha suerte! Entre todos los niños que hay en el mundo, ustedes me escogieron a mí…”

Los adultos tendemos a olvidarnos de nuestra infancia, qué sentíamos, qué nos hería, qué nos daba miedo…

Puede que escuchen este llamado a veces verbalmente y otras no, porque los niños lo piensan en silencio.

Tomado del FB  de “Pedagogía UNITEC”