Entradas

Tu hija va a expresar sus sentimientos si es que se siente escuchada por ti, va a buscar mejorar día a día si tiene la oportunidad de ver  ese ejemplo de ti, va a caminar viviendo la vida plenamente si le contagias esas ganas de vivir.

Querido papá, tu hija valora ante todo tu opinión (aunque no lo exprese o no lo transmita). Es por eso esencial que tu opinión venga siempre con palabras que den vida y no críticas que destruyan o la hagan sentir menos . Que sea con autoridad y sinceridad pero con tu amor incondicional siempre a la vista, demostrando que tu mayor deseo es su felicidad y crecimiento.

Querido papá, tu presencia desde el instante en que nace tu hija es fundamental, tal vez no eres quien le das el alimento esencial a su cuerpo en los primeros meses, pero sí eres quien puede darle ese alimento al alma que solo puede brindar tu caricia, tu presencia y tu voz grave que dan seguridad y tranquilidad.

Querido papá, muchas veces tu practicidad y tu simpleza masculina puede salvar a tu hija de ahogarse en un vaso de agua de emociones, sentimientos y confusiones. Es sumamente necesario que compartas tu visión simple de las cosas y tu habilidad de darle a cada cosa la importancia que le corresponde.

Querido papá, si bien tu hija necesita un mensaje unido de parte tuya y de su mamá, ¡no necesita dos mamás, sino un papá y una mamá! Por eso sé fiel a ti mismo y regálate lo más posible a tu hija, que ella sabrá valorarlo y agradecértelo porque un papá para una hija es y será una parte de ella misma: ¡está en tus manos que sea una parte llena de amor y luz y gratitud!

Querido papá, vas a ser su primera imagen de cómo un hombre trata a una mujer, por eso sé cariñoso con su mamá, sé respetuoso, muy romántico, agradecido y atento con ella por ser quien es y por lo que hace por tu hija y familia.

En realidad querido papá simplemente eres indispensable para ella, eso nunca lo olvides.

El día que nos convertimos en padres  nos llega una responsabilidad y  una ocupación especial porque queremos que nada absolutamente nada  les suceda a nuestros hijos, esto es lo que generalmente nos ocurre a la mayoría de las personas, digamos que pasar por este momento es algo esperado, pero como saber en qué momento nuestros hijos necesitan tener padres que los ayuden a crecer sanos y seguros y no hacer de ellos hijos temerosos buscando todo el tiempo a sus padres para saber si van bien, si está correcto o si pueden o no realizar algo , por esto que les quiero comentar  la diferencia entre cuidar y proteger.

Ser papás ocupados por la educación de nuestros hijos o convertirnos  en “Papás Dron”, así  llamo a todos aquellos padres que están por encima de sus hijos todo el tiempo por el miedo a que algo les suceda (aclaro que puede ser el padre o la madre), que les suceda algo puede ser desde ensuciarse hasta que se resbalen o caigan, sin embargo a veces olvidamos que nuestros hijos son niños que necesitan vivir experiencias para aprender, es necesario estar nosotros  ahí con ellos por si nos necesitan, pero ayudarlos a sentirse  seguros para que sepan que pueden hacerlo.

Cuando nacen y son pequeños, nos necesitan todo el tiempo, cuidamos que coman a la hora y la cantidad que les corresponde, que estén limpios, que no se enfermen, cuidarlos y protegerlos es parte de nuestra responsabilidad como padres, una vez que los hijos empiezan a crecer  es importante iniciar dándoles  libertades y permitirles que ellos  vayan descubriendo de lo que son capaces de hacer sin necesidad de que nosotros estemos sobre de ellos “Papás Dron” todo el tiempo diciendo que y como hacer las cosas, “cuidado hijo no te subas a la resbaladilla porque te puedes caer” “no brinques así te puedes lastimar” “No toques la tierra te vas a enfermar” “No juegues con eso te vas a ensuciar”  todo esto provocado por nuestro  miedo a que les pueda pasar algo, este es el miedo que necesitamos superar,  el mismo que  nos impide que nuestros hijos se enfrenten a  obstáculos y retos cotidianos y poder interactuar con libertad en su ambiente.

La importancia de darles esta libertad radica en que ellos poco a poco se volverán  niños  seguros y confiados en ellos mismos lo que fortalece la autoestima, mismo que permitirá en el futuro que sean capaces de enfrentar retos e impedimentos sin miedo y anticipando lo que puede suceder, es importante que veamos esto como un área de crecimiento para ellos y no seamos fatalistas, pensemos en  dejarlos  experimentar diferentes experiencias, recuerda que nuestro trabajo como padre es estar ahí por si tu hijo te necesita y vencer tus propios miedos.

Te gustaría saber si eres un “Papá Dron”, revisa la siguiente lista para que conozcas las características

Son padres que crean una dependencia padres-hijos, cuando los hijos crecen se les dificultan las relaciones con otras personas.

Ayudan a sus hijos todo el tiempo, haciendo las labores por ellos para así evitarles problemas y de esta forma también responsabilidades, además de mandar el mensaje de “Tu no puedes por eso estoy yo contigo para hacerlo” estos padres mandan sin saberlo el mensaje de “eres inútil” en lugar de “te amo”

Cuando van a la escuela son los padres que viven en el espacio del niño, están enterados de todo lo que sucede dentro del colegio, no permiten que sus hijos resuelvan por si solos sus problemas con niños que son de su edad o con los maestros.

Se preocupan todo el tiempo por evitar que su hijo sufra cualquier fracaso o frustración, olvidando que esto permite a los niños a descubrir sus propias habilidades y fortalezas, así como aprender a superar las frustraciones sabiendo que no siempre se gana o se obtiene todo

Dejar que vivan sin responsabilidades porque “son muy pequeños”, es de lo más común, es importante ayudar a los hijos a descubrir que las cosas se ganan y que todos aportamos algo para que funcionen, esto es decir no pueden obtener todo sin haber hecho nada, pueden y deben ayudar en casa.

Recuerda que el proceso de ser padres es de toda la vida, necesitamos ayudar a nuestros hijos a que crezcan en un ambiente dónde se sientan libres y seguros a tu lado y no asfixiados, cuando crezcan y sean independientes (en todos los sentidos)

Como padres es difícil entender que algunos de nuestros actos de amor pueden hacer daño a nuestros hijos, parte de amar es ayudarlos a que desarrollen herramientas para llegar a ser independientes (económica, emocional y socialmente) de nosotros, habremos sido exitosos como padres  si nuestros hijos llegan a ser adultos balanceados, responsables, empáticos  y activos en su ambiente.

Grace González