Entradas

Se dice que sólo cuatro pedagogos del siglo XX revolucionarion la crianza de los niños. Son el americano John Dewey, el alemán Georg Kerschensteiner, la italiana Maria Montessori y el pedagogo de la entonces Union Soviética, Antón Makarénko.

María Montessori redactó cortos “mandamientos-recordatorio” para los padres de familia. Son sencillos, pero si lo piensas un poco más a fondo, en cada uno de ellos hay gran sabiduría en sólo algúnas palabras.

Los niños aprenden de lo que los rodea.

Si criticas mucho a un niño, él aprenderá a juzgar Si elogias con regularidad al niño, él aprenderá a valorar.

Si se le muestra hostilidad al niño, él aprenderá a pelear.

Si se es justo con el niño, el aprenderá a ser justo.

Si se ridiculiza al niño con frecuencia, él será una persona tímida.

Si el niño crece sintiéndose seguro, aprenderá a confiar en los demás.

Si se denigra al niño con frecuencia, se desarrollará en él un malsano sentimiento de culpa Si las ideas del niño son aceptadas con regularidad, él aprenderá a sentirse bien consigo mismo.

Si se es condescendiente con el niño, él aprenderá a ser paciente Si se alienta al niño en lo que hace, ganará seguridad en sí mismo Si el niño vive en una atmósfera amigable y se siente necesario, aprenderá a encontrar amor en el mundo.

No hables mal de tu niño/a, ni cuando está cerca, ni cuando no lo está Concéntrate en el desarrollo de lo bueno del niño de tal manera que sencillamente no quede lugar para lo malo Escucha siempre a tu hijo y respóndele cuando él se acerque a ti con una pregunta o un comentario Respeta a tu hijo aunque haya cometido un error. Lo corregirá ahora o quizá un poco más adelante Está dispuesto a ayudar si tu niño busca algo, pero también está dispuesto a pasar desapercibido si él mismo ya ha encontrado lo que buscaba Ayuda al niño a asimilar lo que antes no había podido asimilar. Haz eso llenando el mundo que lo rodea de cuidado, discreción, oportuno silencio y amor.

Cuando te dirijas a tu hijo, hazlo siempre de la mejor manera. Dale lo mejor que hay en ti

Te ha pasado que sientes que piensas o sientes que  tus hijos no te escuchan, por más que les pides algo simplemente no sucede, quiero platicar mi experiencia, cuando alguna mamá escribe pidiendo consejos sobre qué hacer para que su hijo obedezca, una de mis primeras preguntas es generalmente les pregunto qué es lo que buscan o necesitan, la mayoría de las veces me contestan que lo único que quieren es que su hijo obedezca y se porte bien.

¿Qué es portarse bien? Si tienes oportunidad cuestiona a diferentes personas y cada una te dirá algo diferente, si pretendes que tus hijos comprendan lo que quieres que hagan, lo más fácil e importante es que primero tu tengas claro que es lo que exactamente deseas.

Una  sugerencia es  hablarles  en positivo y de forma concreta, seré más clara en lo que les menciono, por ejemplo si sabes que irán a consulta con el  pediatra, notifícale a tu hijo lo que va a pasar, explícale lo que tu esperas de él, dilo además ve preparada para lo que puedas necesitar; esto es, “Iremos a ver al doctor porque te toca revisión, te pido que mientras pasamos  a la revisión  te quedes sentado a mi lado” , “llevaré crayolas o juguetes para que te entretengas mientras nos pasa a consulta”

En ocasiones solamente cambiamos a nuestro hijo sin decirle nada, en el camino le decimos vamos al doctor y estando ahí le pedimos que se porte bien, sin siquiera explicarle a el lo que esto para nosotros significa.

La próxima vez que le digas a tu hijo, obedece o pórtate bien, has un alto y piensa si estás siendo clara con él.