Celos del nuevo hermanito

Los celos de hermanos

Es fácil hablar de celos, todos en algún momento los hemos sentido, de niños y en ocasiones de adultos, ¿qué sucede cuando es nuestro hijo el que los experimenta?    Y todo    porque ha llegado un nuevo miembro de la familia a casa, alguien que seguramente desde su percepción le quitará toda la atención de sus padres a la cual él estaba acostumbrado.

Es importante mencionar que de nosotros como padres depende la reacción de nuestro hijo ante esta nueva y nada agradable experiencia. (según él), ¿Por qué digo que de nosotros depende el cómo tome nuestro hijo la llegada de su hermanito?, en realidad es sencillo, pongámonos por unos minutos en su lugar mostrando empatía, el está  acostumbrado a toda la atención,  de sus padres, de los tíos, de los abuelos, un pequeño que si no tiene más de 5 años seguirá en la etapa egocéntrica, de pronto un buen día le dan la “sorpresa”  que tendrá un hermanito (a los que les va mejor les avisan), la mayoría de las veces  ni nosotros como padres ni ellos como hijos,  estamos preparados para este cambio, por lo que es importante ayudar a nuestro pequeño a entender lo que sucederá, aun cuando los niños no tienen noción del tiempo, podemos brindarles seguridad con la anticipación de cuando nacerá el nuevo miembro, lo podemos hacer  con un calendario, no es necesario ponerlo mucho tiempo antes, es mejor cuando se empiece a notar  la barriga de la mamá , una idea es poner la fecha de nacimiento aproximada e ir marcando los días con tu pequeño, es importante que desde el inicio se le informe al hijo lo que sucederá, cada padre y madre pueden elegir la forma pero entre más natural lo hagamos mucho mejor será el resultado, “tendrás un hermanito o hermanita”, “mamá tiene un bebé en la barriga” además ir respondiendo las preguntas que vaya haciendo nuestro hijo,  cuando sea posible permitirle que participe en la selección de cosas para su nuevo  hermanito, dejar que toque la panza de la mamá, permitirle jugar cerca a la panza, en fin hacer todo por prepararlo a la llegada del nuevo miembro.

Una vez que el momento llegue es importante hablar con él, anticiparle mencionando que mamá irá unos días al hospital para que nazca el bebé, tener presente el planear  desde antes que el hermano recién nacido traerá una sorpresa para el  hermano mayor, cualquier detalle siempre será bueno para él, algo que disfrute.

Es importante mencionar, que para nuestro hijo en realidad no habrá grandes cambios al principio en casa, ya que el nuevo bebé lo único que necesita de inicio es ser alimentado, cambiado y dormir, por lo que cuando el pequeño descubra que es solo en un par de días, pasará parte de la angustia y poco a poco  volverá el nuestro hijo  a la normalidad, lo cual es maravilloso.

Antes  de concluir me gustaría  dejar muy claro que no nos confiemos a esta aparente calma, ya que no es duradera,  esta calma durará aproximadamente entre 5 o 6 meses solamente, , una vez que el nuevo bebé inicie a hacer todas las cosas graciosas que empiezan a realizar, es dónde en realidad debemos de poner toda la atención del mundo, observar lo que él también hace, no desplazarlo, festejarle igual que al otro sus logros, aquí probablemente suceda que venga un ligero retraso de nuestro hijo mayor, ya que el descubre que todos los festejos y atención son para las monerías que hace el hermano bebé por lo que el querrá ser nuevamente uno,  probablemente si ya tenía control de esfínteres dé un paso hacia atrás, si tiene un buen lenguaje inicie hablando como bebé, etc.

Es importante hacerle ver las conveniencias de ser un hermano grande, por ejemplo, invitarle un helado y mencionarle “Claro que tú por ser un niño grande puedes comer helado, tu hermano que es pequeño todavía no” llevarlo a algún lugar y decirle eso nuevamente, que el descubra que es divertido ser grande también (aun cuando muchas veces sigue siendo un bebé)

Por último les dejo uno de los mejores consejos para tener siempre en cuenta, jamás bajo ninguna circunstancia los comparen, no hay mejores o peores, solo son dos hijos con diferentes características y personalidad, no le pidan al mayor que sea el ejemplo del menor, si ponemos atención en estos detalles les aseguro que ayudará a los hermanos a respetarse y a amarse por ser hermanos.

Grace González

 

 

 

 

Comentarios