Cuidemos a nuestros hijos

Estos son algunos tips que considero importante tomar en cuenta, nuestros hijos son realmente inocentes.

  • Avisar a su hija, para que no se siente en el regazo de nadie, no importa la situación, incluyendo a los tíos.
  • Evite vestirse delante de su hijo a partir de sus 2 años.
  • Nunca permita que cualquier adulto se refiera a su hijo como ” mi esposa ” o ” mi marido “
  • Cada vez que su hijo sale a jugar con sus amigos, asegúrese de estar buscando una manera de averiguar qué tipo de juego lo están haciendo, porque los jóvenes ahora abusan sexualmente de sí mismos.
  • Nunca haga que su hijo visite a cualquier adulto que él o ella no se sienta cómodo con esa persona,  también estar atento si su hijo llega a ser muy fan de un adulto en particular.
  • Una vez que un niño muy alegre de repente se vuelve tímido. Es posible que tenga que pedir paciencia y aclarar algunas preguntas sobre el porqué de su conducta.
  • Educar cuidadosamente sobre los valores correctos de la sexualidad. Si no lo hace, la sociedad les enseñará los valores equivocados.
  • Siempre es aconsejable ver y revisar cualquier nuevo material como los dibujos animados que acaba de comprar para ellos antes de empezar a ver ellos mismos.
  • Asegúrese de activar los controles parentales en sus redes  y consejos a sus amigos, especialmente los que su niño (s) visita (s) muchas veces.
  • Enseñe a sus hijos a partir de los 3 años como lavar sus partes íntimas correctamente, y les aviso para no permitir nunca que nadie toque esas áreas (recuerde, la caridad comienza en casa y con usted).
  • Aparte los materiales asociados que usted piensa que podría poner en peligro la salud mental de su hijo (esto incluye música, películas e incluso amigos y familias).
  • Una vez que su hijo se queja de una persona en particular, no guarde silencio sobre el tema.
  • Algo importante es que nosotros somos padres criando futuros padres y desafortunadamente  el dolor dura toda la vida
  • Recuerda, somos los padres criando futuros padres.

Si ha leído hasta el final deje su comentario y comparta para mantener esta publicación como alerta!

PD: Este artículo no es mío, lo vi, me pareció importante compartir y así todos ayudamos a cuidar a nuestros niños.

 

De pronto nos damos cuenta que ya es fin de semana y no sabes que harán todos, no planearon realmente esos días que son un poco para relajarse y mucho de convivir,  un tip  para que disfrutar juntos en familia esos días es tomar un día en  la semana para planear su fin.

Inicien preguntando  a sus hijos como les gustaría divertirse, planeen sábado y domingo, busquen actividades culturales, visitar un museo, una exposición, caminar por un parque, ir por un helado, cocinar juntos, no necesitas invertir mucho dinero, lo que si necesitas invertir es tiempo y  tiempo de calidad, aprovechen todo lo que hagan juntos, es un excelente momento para escuchar que les gusta a tus hijos, como les fue en la semana, que experiencias tuvieron, en fin, poder conocerlos todavía más y que en ocasiones por las prisas durante la semana no podemos ahondar más.

Lo más importante como siempre es dedicarles en realidad calidad en los momentos juntos, recuerda que cuando ellos crezcan siempre recordarán estos momentos en dónde disfrutaron en familia momentos y experiencias divertidas.

Era una mañana como cualquier otra. Yo, como siempre, me hallaba de mal humor.

Te regañé porque te estabas tardando demasiado en desayunar, te grité porque no parabas de jugar con los cubiertos y te reprendí porque masticabas con la boca abierta.

Comenzaste a refunfuñar y entonces derramaste la leche sobre tu ropa. Furioso te levanté por el cabello y te empujé violentamente para que fueras a cambiarte de inmediato.

Camino a la escuela no hablaste. Sentado en el asiento del auto llevabas la mirada perdida. Te despediste de mi tímidamente y yo sólo te advertí que no te portaras mal.

Por la tarde, cuando regresé a casa después de un día de mucho trabajo, te encontré jugando en el jardín. Llevabas puestos tus pantalones nuevos y estabas sucio y mojado.

Frente a tus amiguitos te dije que debías cuidar la ropa y los zapatos; que parecía no interesarte mucho el sacrificio de tus padres para vestirte. Te hice entrar a la casa para que te cambiaras de ropa y mientras marchabas delante de mi te indiqué que caminaras erguido.

Más tarde continuaste haciendo ruido y corriendo por toda la casa.

A la hora de cenar arrojé la servilleta sobre la mesa y me puse de pie furioso porque no parabas de jugar. Con un golpe sobre la mesa grité que no soportaba más ese escándalo y subí a mi cuarto.

Al poco rato mi ira comenzó a apagarse.

Read more