Hoy nos toca hablar un poco de los adolescentes, esta etapa que es calificada por muchos  como la más difícil, en donde ni ellos mismos pueden entender que quieren,  que necesitan, que les gusta o que no, lo que buscan, por  donde van.

No  pueden planear mas de un día, ya que para ellos no hay anticipación, ni miedo o temor  a nada, sin embargo no es la etapa más difícil como nos han hecho creer, simplemente que no siempre estamos preparados como padres para ella;  pasamos la infancia de nuestros hijos con altibajos, con niños que generalmente hacían caso, estudiaban, no necesitaban andar socializando tanto, podíamos compartir momentos con ellos , etc.,  de pronto en un abrir y cerrar de ojos nos encontramos con una situación que no podemos comprender, algo nuevo para nosotros y es cuando nos  preguntamos  ¿ qué le ha pasado a nuestro hij@? ¿dónde está el niñ@ que disfrutaba a nuestro lado?  ese niño es el mismo  hasta hace algunos días  más tranquilo y obediente.

¿Te suena algo lo que leíste? si es así entonces surge una pregunta ¿habré hecho algo mal? O peor aún buscamos si es alguien o algo lo que lo está influenciando,   es importante que sepas que lo único que pasa es la adolescencia, este momento hermoso, donde nuestros hijos dejan de ser niños para iniciar el largo camino de convertirse en adultos , esta fase de rebeldía en donde su cuerpo no se conecta con sus pensamientos, en dónde se vuelven muchas veces torpes o lentos, en dónde necesitamos un elefante para alimentarlos y  dónde nosotros como padres no sabemos si amarlos o encerrarlos hasta que pase el ciclo.
Primero hay que entender que ellos no buscan pelear con nosotros, lo que nos dicen y aparentemente  nos retan no es para pelear, es para encontrarse ellos mismos, es descubrir de lo que son capaces, necesitan sentirse amados y escuchados, no regañados y enjuiciados, si con anticipación les diste límites y consecuencias ellos entenderán lo que se espera, recuerda que en este periodo tienes la oportunidad y es el último de resarcir algún daño hecho en la infancia, de hacerlos sentir seguros, autónomos e independientes,  así que empieza a  comunicarte con ellos y a amarlos como siempre, tu niño se ha ido y empieza a ser un joven.

Grace González

Comentarios

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.